Nostalgia de la Luz

El pasado miércoles doce de diciembre de 2012 se estrenó en Madrid Nostalgia de la luz, la última película de Patricio Guzmán. La sala estaba llena, y algunos amigos quedaron en la calle. Los afortunados y previsores pudimos disfrutar de la obra presentada por el propio autor. Nostalgia de la luz es del tamaño de un grano de mostaza. Diminuta en presupuesto y en equipo, pero como el árbol de mostaza sus ramas se extienden hacia las estrellas y sus raíces se hunden hacia lo profundo de la tierra del Desierto de Atacama. El agua ausente de este lugar no da para alimentar este árbol igual que nunca llegó a tiempo financiación para que esta película creciera fuerte. Aunque desnutrida en tramos, Nostalgia de la luz es una pequeña forma que irradia hacia los grandes temas: El nexo entre las estrellas y los hombres.
El autor nos habla del origen de la materia, de cómo ésta es la base de nuestros cuerpos, y de cómo todo esto puede observarse desde un espacio yermo e inmenso. A pesar de su desolación, el Desierto de Atacama permanece en un presente inerte que nos ayuda entender pasado y futuro de Chile y del resto del planeta. En este lugar se instaló hace años una red de observatorios astronómicos desde el que se recogen señales del universo. También la energía de estrellas ya muertas, así como los ecos del nacimiento del Universo. También allí, el arqueólogo versa su búsqueda del pasado en los vestigios precolombinos para ensanchar nuestra corta memoria de apenas miles de años. Desde el siglo XIX aún quedan en Atacama los restos de los mineros indígenas que explotaron, siendo explotados, los minerales de aquel suelo en el que les tocó vivir. Las posteriores utilizaciones de la infraestructura minera durante el siglo XX, fueron todavía más tristes. El recuerdo de aquellos hechos aflora a lo largo del metraje con técnicas y artilugios nacidos entre Resnais y Lanzmann, como trasportado en vagonetas que salen de la profunda mina de la memoria. Así desde el Big Bang hasta hoy, nos acabamos topando también allí con los restos de desaparecidos durante la dictadura del general golpista Augusto Pinochet, esparcidos en el polvo como pedazos de las estrellas supernova que mueren en el éter tras una violenta explosión.

El coloquio posterior se anunciaba como un diálogo, pero las respuestas de Patricio a las preguntas del público, tomaron forma de clase magistral. Impactados y con profundo respeto a lo audiovisto, nos costó preguntar sin una previa digestión. Con humildad de iluminado que predica desde un desierto el autor reveló los secretos de su película. Rodada con una Sony Z7 y con un equipo reducido a lo esencial para que cupiera en un sólo coche, Nostalgia de la luz se realizó con un presupuesto irrisorio teniendo en cuanta la trayectoria de un creador que es figura clave en la historia del arte contemporáneo. Como un cuarteto de cuerda que interpreta en mitad de un desierto para todo el mundo, el mensaje de esta película fue ninguneado hasta por 17 televisiones que rechazaron financiarla cuando sólo era un proyecto. Realizada gracias a la implicación de la familia del director chileno, que recurrió a la autoproducción, se pudo materializar esta bella oda al origen de la materia y a su sino. Quizás también como las estrellas que radian su luz hacia nuestro planeta,  el mensaje de Nostalgia de la luz tarde en cobrar vigencia cien años. Justo el periodo que Patricio calculó para recuperar la memoria de la tragedia chilena de fin del siglo XX en su país, y de la que ya comienzan a haber generaciones que llegan al mundo limpias.
El niño que soñaba que de adulto viviría dentro de un esqueleto de ballena cuando visitó con su madre el Museo de Ciencias de Santiago de Chile, no podía imaginar que se convertiría en un profeta de la memoria cuyo único anhelo fuera ver en un museo los huesos machados de sus compatriotas contrarios al régimen brutal del poder. Huesos hechos de calcio tan antiguo como el que compone las estrellas. No os la perdáis por nada del Universo.

Categories: Noticias

One Response so far.

  1. joan vall dice:

    Tambien asistí la misma noche del dia 12.12.12 y la emoción es plenamente compartida. Todavia, una semana más tarde, tengo imágenes en la retina y palabras sabias del director en mente. Sensacional escrito por tu parte. Saludos

Leave a Reply to joan vall


Partners

  • La caja de Medea
  • Jose Cabrera Betancort
  • Éxodo - Estudio de fotografía
  • Colectivo Filmo